Puerto de Ribadeo (Lugo, Galicia). Fotos. mmhr/2009

miércoles, 28 de agosto de 2013

Símbolos del franquismo (II)

Foto: Santa María de Beluso, Bueu, Pontevedra (Galicia). Mmhr (julio/2013)
 

11 comentarios de Free Like the Wind


Carisdul dijo

Yuyu
Bonitas fotos, Mercedes.
Un beso, guapa.
30 Agosto 2013, 08:50

libertadveinte dijo

Esos símbolos no me preocupan nada porque la piedra es inofensiva. Le temo a algunos jóvenes de PP que los reivindican.
Un beso.
31 Agosto 2013, 11:03

fernandomaria dijo

Lamentablemente aún quedan muchos símbolos de aquella triste etapa. Hace unos día en una de mis salidas en moto a la salida de un pueblo me encuentro con que en la placa de la calle ponía: "Avenida del Generalísimo"...me quedé perplejo. No me explico cómo se puede consentir que todavía permanezcan estos homenajes a gente tan deleznable de nuestra historia.
Un beso, Mercedes, y disfruta de lo poco que nos queda.
31 Agosto 2013, 19:48

merhum dijo

Cierto, Caris, da yuyu pensar lo que queda de franquismo en este país. Besos.
31 Agosto 2013, 23:15

merhum dijo

Hola, libertad. Esos jóvenes reivindican lo que hacían sus padres o abuelos, supongo. Por lo menos un grupo importante. Un abrazo.
31 Agosto 2013, 23:18

merhum dijo

Fernando, me da apuro por ti, porque las fotos que he puesto son de Galicia, pero en realidad están por toda España. Se consiente porque hay gente que deja de cumplir las leyes y no pasa nada. Tú también. Un beso.
31 Agosto 2013, 23:20

merhum dijo

Fernando, quiero decir, que disfrutes tú también el finde que nos queda de las vacaciones.
31 Agosto 2013, 23:21

Cantabrico dijo

No lo digo por nada , si tan ofensivo es el franquismo como lo fue en su epoca y no hay quien lo ponga en duda ,tambien los simbolos comunistas socialistas han sido muy ofensivos ,no solo como proposito ideologico o como idealismo doctrinante , un cordial saludo merhum .
02 Septiembre 2013, 22:31

merhum dijo

Cantábrico, aquí se trata de que se cumpla la ley (http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Memoria_Hist%C3%B3rica_de_Espa%C3%B1a) aprobada por la democracia. Gracias. Saludos.
02 Septiembre 2013, 22:45

Cantabrico dijo

Si merhum , la ley es para respetarla ,comentaba sobre otro tema ,un saludo .
02 Septiembre 2013, 22:48

merhum dijo

Todas las dictaduras son criminales, da igual si son de un signo u otro; son gobiernos totalitarios que someten a los pueblos con violencia y represión para beneficio de unos pocos: el dictador y sus partidarios. Saludos, Cantábrico.
02 Septiembre 2013, 22:52

martes, 27 de agosto de 2013

La Bamba



 La Bamba es una canción tradicional mexicana de autor anónimo. Pertenece al género musical denominado Son Jarocho y se la reconoce como un himno popular de la ciudad de Veracruz. Como danza tradicional, "La Bamba" se inscribe dentro del contexto de las llamadas "Danzas de pareja", siendo normalmente bailada por un hombre y una mujer, aunque en algunas comunidades la bailan dos o más parejas.
La versión más difundida comercialmente fue popularizada por artistas de rock and roll en la década de los 50, destacando la interpretación de Ritchie Valens.
Ritchie Valens, seudónimo de Ricardo Esteban Valenzuela Reyes (13 de mayo de 1941- 3 de febrero de 1959), fue un cantautor y guitarrista estadounidense de origen mexicano nacido en Estados Unidos. Un pionero del rock and roll y un precursor del movimiento de rock, la carrera de Valens sólo duró ocho meses al morir en un accidente aéreo ("el día que murió la música" al que canta Don MacLean en "American Pie": espero hacer un post sobre ello). En ese breve tiempo consiguió varios éxitos, en particular La Bamba, que originalmente es una canción popular mexicana de son jarocho, la cual Valens transformó con un ritmo de rock and roll y convirtió en un éxito en 1958, haciendo de Valens un pionero del movimiento de rock and roll en español.
La película La Bamba narra la historia fulgurante y breve de este cantante y la BSO es interpretada por el grupo mexicano Los Lobos.
¿Por qué le dedico el post? Es una canción, un baile, que he oído desde que mi madre me cantaba nanas. Me la aprendí siendo una niña chica y desde entonces revolotea por mi cabeza y me hace feliz cantarla y bailarla, sola y/o acompañada. Tiene un ritmo que te hace bailar sin parar, te da un subidón y tal como están las cosas, prefiero echarme un bailecito como este a pensar en la posible remodelación del gobierno de Rajoy, por ejemplo. Quería poner la original de Ritchie Valens, pero no tienen buen sonido. Venga ¡ánimo! a mal tiempo un buen bailoteo es muy sano.

 

12 comentarios de Free Like the Wind

Carlos M dijo

Y que lo digas, como que es esa música de siempre y que siempre está fresca como una rosa. Por esto y sus bailes se dice que el Rock&Roll nunca muere. El cásico claro, que lo de después no es carne ni pescao.
Siempre tengo que decirles a los músicos y pinchadiscos que dejen un ratito la cumbia y el pasodoble y dejen de tratar a los mayores como deficientes. Que son de la edad del R&R y dejen de tocar siempre lo mismo que con los Pajaritos en Benidorm no se terminó el mundo.
27 Agosto 2013, 12:28

Rosita Remedios dijo

¡A mi también me gusta mucho la bamba! Es hermoso bailar. Gracias, Merhum Te saludo desde el frío: Rosita Remedios
27 Agosto 2013, 13:31

merhum dijo

Hola, Carlos. Siempre digo, Carlos, que a la hora de bailar no se trata de saber los pasos, sino que sientas la música, el ritmo; la música se conecta directamente con el sistema nervioso y si tú sientes el ritmo, este te hará bailar. Por supuesto si después aprendes los pasos, mejor aún. Hay gente que aprende los pasos y los baila mecánicamente, sin sentir el ritmo.
Los bailes para los abuelitos, los pajaritos, el pasodoble y que no falte Manolo Escobar, sea en Benidorm o en Puerto de la Cruz. Una lástima, porque efectivamente los de ahora son de la época del r&r. Un abrazo.
27 Agosto 2013, 15:18

merhum dijo

Hola, Rosita, y bienvenida. ¿Y a quién no le gustará la Bamba?
Baila y disfruta, así entrarás en calor (he supuesto que estás en el hemisferio sur y es invierno) además de alegrar el espíritu. Saludos.
27 Agosto 2013, 15:26

libertadveinte dijo

Hola Mercedes. Yo me inclinaría más por la bamberas que es un cante para ser cantado mientras te meces en la bamba, palabra que creo que es andaluza y que hoy más moderna y con asiento y se le llama columpio. Hay una letra que popularizó la Niña de los Peines y que dice así:
Eres palmera y yo dátil,
eres zarza y yo me enreo,
eres la rosa fragante
del jardín de mis deseos.

¿Se me notan los años, o no?
Un abrazo.
27 Agosto 2013, 17:03

NuriaNómada dijo

Pues formó parte de la historia de mi adolescencia. Claro que es sano. Y parece intemporal...
Nos refrescas el ambiente ;) Besos.
27 Agosto 2013, 17:03

Cantabrico dijo

La bamba es una cancion muy original , la cancion es un ritmo bien movido ,gusto mucho en las discotecas , ? merhum , para cuando una cancion de Ninya Pastori ? ,un encanto de voz y de talento , la musica de Pastori es un deleite de melodia , un saludo .
27 Agosto 2013, 23:29

merhum dijo

Hola, libertad. No conocía que a los columpios se les llamara bambas ni tampoco la letrilla. Se te nota lo sabio que eres. Un abrazo.
28 Agosto 2013, 14:29

merhum dijo

Muchas gracias, Nuria. ¿Sabes que este ritmo influiyó en el Twist & Shout? Un abrazo.
28 Agosto 2013, 14:31

merhum dijo

Hola, Cantábrico. Sí, la conoce todo el mundo. La Niña Pastori es una gran artista pero no es de mi estilo. Saludos.
28 Agosto 2013, 14:33

IGOARINON dijo

Uy, la Bambaaaaaaaaaaaa! Ni poco bien que lo pasabamos con los alumnos.
Gracias, Merhun!
Un abrazo
28 Agosto 2013, 15:50

merhum dijo

Bamba, bamba
Gracias, a ti, igoarinon. Un abrazo.
28 Agosto 2013, 22:18

El cambio (XI)

Capítulo XI

En España estuvo poco tiempo pero suficiente. Suficiente para finiquitar su actividad en el bufete y encargar a una agencia el alquiler de su casa. No tenía pensado asentarse en ningún lugar y, ahora que el crudo invierno había llegado, decidió que lo mejor sería buscar un destino cálido en el hemisferio sur. Siempre había querido conocer Australia y Nueva Zelanda, también le atraía…Demasiado lejos, pensó, pero, lejos ¿de qué o quién? Ningún lugar le retenía; nadie, excepto el sr. Wilcox le había pedido que se quedara en algún lugar. Se había entregado a su profesión durante años y atrás fueron quedando amigos y algún que otro novio. Era extraño pensar que un anciano al que había conocido hacía pocos meses se mostrara ante ella tan familiar… ¿América del sur? ¿Centroamérica? Poco a poco se fue adormeciendo hasta entrar en un profundo sueño.
Se despertó temprano, aún no había amanecido, y recordó Praga. Una estancia interrumpida por la desaparición de Mr. Wilcox. Una sonrisa se esbozó en su rostro. ¿Por qué no? Praga estaba bien, muy bien, y que más daba que hiciera mucho frío en invierno; además estaba acostumbrada al frío de Madrid.
Esta vez fue a una agencia e hizo la reserva: billete solo de ida (la empleada insistía en que le saldría más barato el billete de ida y vuelta, pero es que no lo necesitaría). Tenía una semana por delante y esta vez sí preparó equipaje, facturando varias maletas.
La navidad es un tiempo en el que en muchas ciudades europeas se crea una atmósfera especial. Los mercadillos atraen a miles de personas que desafiando el frío se pasean por ellos buscando artículos decorativos, regalos, etc. La iluminación alegra las calles del centro e invita a pasear por ellas, bien abrigados, por supuesto. En Praga es famoso el ambiente navideño y, sobre todo, la noche de fin de año en la que se lanzan fuegos artificiales y la gente brinda en las calles por el año nuevo.
Laura se instaló en otro hotel pues no guardaba un buen recuerdo del anterior. El día de navidad era para ella un día más, hacía mucho que no lo celebraba. Praga era una ciudad gélida y la temperatura máxima era de 2 ó 3º. Se dedicó a hacer turismo y visitar aquellos monumentos de los que tanto había oído hablar. El día treinta y uno cuando estaba tomando café en un céntrico establecimiento, viendo a la gente pasar llenas de paquetes, alegres, a pesar del frío glacial que enrojecía sus caras, pensó que debía celebrar el Año Nuevo. En el hotel había una cena, muy formal como era de imaginar, pero iría aunque estuviera sola.
Volvió al hotel y se dirigió a la peluquería. Tres horas después salió bastante transformada y subió a su habitación. Eligió un vestido negro, muy apropiado, y bajó al salón en el que se celebraba la cena de fin de año. Una orquesta tocaba unos compases y muchas mesas estaban ya ocupadas. El maitre la acompañó a la suya. Todo el salón estaba profusamente decorado, en exceso, pensó. La cena era exquisita. En un momento dado, tras la cena, comenzaron a servir champán y de una de las mesas cercanas se levantó una señora dirigiéndose hacia ella. Cuando llegó a su mesa, la saludó y la invitó a unirse a su grupo, diciéndole en un fluido inglés que no era noche para estar sola. Aceptó agradecida.
Los fuegos artificiales desde el barco
El grupo, formado por unas diez personas, había llegado el día antes procedente de Roma. Eran turistas alemanes. Se presentaron y le dijeron que querían ir a ver los fuegos artificiales e iniciar el Año Nuevo en la Plaza de la Ciudad Vieja; una pareja comentó que el recepcionista le había dicho que otra opción era pasear por el río Moldava en un barco de vapor y ver desde él los fuegos. Se decidieron por esto último. Pidieron información y uno de los camareros les dijo que les podía conseguir plazas en un barco…
Bien abrigados se fueron hacia el puerto y allí embarcaron. También allí había orquesta. Bailaron, bebieron, siguieron bailando y bebiendo. La noche se consumía y Laura se estaba divirtiendo mucho. Hacía mucho que no lo pasaba tan bien; ver el espectáculo de los fuegos desde el barco fue una buena decisión y aceptar la invitación de los alemanes fue lo mejor que pudo hacer pues formaban un grupo alegre y bullanguero, con muchas ganas de fiesta. Nunca olvidaría esta entrada de año, pensó.
Varios días después paseaba por la Ciudad Vieja cuando oyó que alguien la llamaba.
-¡Srta. Vaz! ¡Srta. Vaz!
Se volvió y se encontró de cara con el inspector Nováck.
Calle bajo el puente (gentileza de gloriainfinita)
-¿Qué tal está srta. Vaz? ¿Cómo es que está de nuevo en Praga? No vaya a pensar que me molesta, en realidad, me gusta haberla encontrado.
- Hola, inspector Nováck. ¡Qué casualidad! Estoy bien, gracias. He vuelto porque en mi primer viaje no tuve la oportunidad de conocer bien esta preciosa ciudad.
No le había hecho ninguna gracia este encuentro.
-¿Está sola? ¿Se aloja en el mismo hotel?
-Pero, bueno, sr. Inspector ¿va a interrogarme?
-No, ¡por Dios! Desde luego que no. No tengo motivos –dijo, esbozando una sonrisa – Permítame invitarla a un café, por favor.
- Bien, si viene en son de paz, se lo acepto –contestó Laura.
Se dirigieron a un café cercano. Mientras se tomaban el café, el inspector le preguntó por el sr. Wilcox y Laura le explicó que estaba perfectamente y cambió la conversación. Él le preguntó hasta cuando estaría en Praga y Laura le dijo que iba a estar una temporada, que no tenía billete de vuelta, que se había tomado un año sabático (le dijo esto para que no le preguntase más).
Cuando se despedían, el inspector le dijo:
-Unos días después de marcharse fue a la comisaría un americano preguntando por ud.
-¿Por mí? ¿Un americano? –dijo Laura, extrañada.
-Sí. Me dijo que vio su foto en los periódicos cuando apareció Wilcox y que quería ponerse en contacto con ud. Me insistió mucho y le di la dirección del hotel por si allí le podían decir algo sobre ud.
-¡Qué extraño! ¿Quién será?
- Me dejó un sobre con una nota por si ud. volvía o por si yo conseguía contactar con ud. Lo tengo en mi despacho. Puede venir si quiere y se lo doy.
- Gracias. Hoy ya es tarde pero mañana me pasaré si puede ser.
- Por supuesto, srta. Vaz.
Se despidieron y Laura tomó un taxi para ir al hotel. ¿Quién sería ese hombre? Conocía a varios americanos con los que se había relacionado en su trabajo, seguramente sería alguno de ellos. Mañana saldría de dudas. Mmhr (septiembre/2012)
Safe Creative #1209122331491
 

4 comentarios de Free Like the Wind

libertadveinte dijo (perdido)

merhum dijo

Muchas gracias, libertad, a ver que sucederá .
Un abrazo.
14 Septiembre 2012, 22:40

dezabaleta dijo

Desde luego sabes escribir...un verdadero guión !
Excelente!
10 Septiembre 2013, 17:48

merhum dijo

Hola, Mark. Muchas gracias, pero solo soy una aprendiza. Este verano me he dedicado a leer más que escribir, pero he ido anotando ideas para desarrollar este guión/novela. Saludos.
10 Septiembre 2013, 18:50



lunes, 26 de agosto de 2013

El cambio (X)

Capítulo X
Hacía dos días que llovía sin parar. El otoño se había instalado sobre Vancouver. Los bosques cercanos y los parques de la ciudad estaban teñidos de tonos ocres, marrones y rojizos. El más cercano a la casa era Jericho Park. Allí asistió en el mes de julio al famoso festival de música folk que se celebra cada año.
Se hizo un té y se conectó a la red. Casi sin darse cuenta estaba reservando vuelo para España. No, no iba a volver a su vida anterior. Tenía que volver y arreglar algunos asuntos ahora que tenía claro lo que quería hacer con su vida.
Esperaría a que Mr. Wilcox volviera de Nueva York y le haría saber su decisión.
Para Seymour Wilcox fue un golpe pero lo entendió. Era una mujer joven y no podía quedarse como eterna invitada, tenía inquietudes, entre ellas trazar su propio camino, un nuevo camino. Laura Vaz ya había conseguido una meta profesional que más o menos podía ser envidiable para muchos de sus colegas pero se había olvidado de vivir y eso es lo que la inquietaba, lo que le había hecho abandonarlo todo. Él lo comprendía. Casualmente su hijo Peter había hecho más o menos eso; triunfó profesionalmente, muy joven, se casó y en poco tiempo tenían tres hijos. Lo tenía todo, como se suele decir y fue entonces cuando su esposa Jean se marchó, sin dar explicaciones, dejándole a los niños. Seis meses después recibió la demanda de divorcio…Unos años después le pidió a su padre si podía hacerse cargo de sus hijos porque quería, necesitaba un respiro, un año sabático…
La tarde que llegó Mr. Wilcox de Nueva York, llegó a la casa acompañado de Michael, su  nieto mayor. Le presentó a Laura.
-Es como si ya nos conociéramos- dijo Laura- pues Seymour me ha hablado mucho de ti.
-A mi me ocurre lo mismo, mi abuelo la aprecia bastante y así me lo ha hecho saber.
- Laura- dijo Mr. Wilcox- había pensado que podíamos ir preparando la fiesta de Acción de Gracias. En Canadá se celebra el segundo lunes de octubre, es decir, dentro de una semana. Seymour y Susan vendrán en unos días.
-Pero, Seymour, yo, bueno es que…, la verdad, no sabía que ese día se celebrara en Canadá.
- Sí, es una decisión que se tomó en el Parlamento en 1879 en gratitud por haber obtenido una cosecha abundante, aunque sus orígenes son más antiguos. Puede que se remonten al siglo XVI y al explorador Martin Frobisher o a principios del XVII con Samuel de Champlain…
Laura, pensó que por una semana, no iba a estropearle la fiesta a Mr. Wilcox y no le dijo nada de su decisión.
-De acuerdo, Seymour. ¿Y qué se suele hacer en esa fecha?
- Pues es igual que en EEUU, hay desfiles, las familias se reúnen a comer pavo relleno, pasteles de calabaza, en fin, nada que no hayas visto en el cine.
Una semana después estaban todos cenando, alegres y felices. Después de cenar, pasaron a la sala de estar. Los chicos hablaban de sus cosas, Seymour y Laura se sirvieron unas copas y hablaban, del tiempo lluvioso. Laura iba a anunciarles su marcha, entonces Seymour, sacó su cartera y extrajo una foto mostrándola a Laura.
-Este es mi hijo Peter- y mientras sus ojos se nublaron por la emoción, comenzó a explicarle su historia hasta que se cogió aquel año libre, para viajar, olvidar y venir como un hombre nuevo capaz de tomar las riendas de su vida. Una vida gris desde el divorcio, lleno de obligaciones con los hijos y los negocios y, según él, sin alicientes.  Acepté quedarme al cargo de sus hijos, pues sabía que poco se podía contar con mi esposa. Se marchó, sin decirnos a donde y dos meses después recibimos una carta de Australia. Decía que estaba bien y que esperaba que todo estuviera bien en casa. Nada más, ni una dirección, ni teléfono, nada, y eso fue no solo lo único que supimos de él sino también lo último. Mi esposa empezó a decaer aún más, le creía muerto y, apenas un año después, falleció. Había contratado a una agencia de detectives que encontraron pistas en Sidney y Melbourne y meses después supimos que había estado en la India y ahí se pierde el rastro. No pierdo, mis nietos y yo no perdemos la esperanza de encontrarle.
-Es una triste historia y no creo que por propia voluntad se haya olvidado de sus hijos.
-No sé que pensar, Laura, no sé…
-Seymour, yo quería decirte algo. No te lo tomes a mal, bueno, creo que te imaginas lo que es ¿verdad?
Seymour Wilcox asintió con gesto apesadumbrado.
-Tengo pasaje para España. Debo cerrar una etapa de mi vida y empezar de nuevo. En estos meses he tenido tiempo de averiguar qué es lo que deseo hacer.
-No debo ser egoísta, haz lo que debas hacer, es tu vida, Laura. Mmhr (agosto/2012)

Safe Creative #1209032278718
 

10 comentarios de Free Like the Wind

libertadveinte dijo (perdido)

merhum dijo

Muchas gracias, libertad. Es curioso, nunca había escrito una historia tan larga. Empiezas planteándote una historia, unos personajes, pero en cuánto te metes es la historia la que tira de ti, la que te lleva a teclear unas frases y no otras...Algo pasará. Un abrazo.
09 Agosto 2012, 22:22

vegalonso dijo

Acabo de leer los diez capítulos de “El cambio” y como te dice Libertad, seguiré haciéndolo con los sucesivos. Yo no opino hasta que no llegue el último, pero los espero con curiosidad porque ya sabes que a mí también me gusta meterme a fabricar historias.
Y te han quedado muy bien las fotos de Las Catedrales un lugar impresionante que visité por última vez en junio pasado.
Un abrazo Mercedes
09 Agosto 2012, 22:59

merhum dijo

Espero que no te hayas cansado, Modesto. Muchas gracias, esa playa tiene una belleza extraordinaria. Un abrazo.
10 Agosto 2012, 15:13

javierdemurga dijo

Estimada Mercedes: Un comentario tuyo me ha recordado la obra de Luigi Pirandello, "seis personajes en busca de autor". A veces los personajes adquieren vida propia, y empiezan a actuar por su cuenta, y en este caso concreto, "El cambio", la autora no sabe que va a pasar: me parece un "momento mágico" para el escritor, ¿será inspiración?
.
"El cambio", sigue siendo extraordinariamente interesante.
Un abrazo.
Xabier.
11 Agosto 2012, 05:09

merhum dijo

Estimado Xabier, no sé que será pero son los personajes los que me dictan las palabras, frases, situaciones...Muchas gracias. Un abrazo.
11 Agosto 2012, 12:00

popochan dijo

Hoy nos traes dulces aires desde Vancouver. Nos estas enviando un relato de alguien
en crisis.
Me identifico con ella y a veces pienso en similares terminos: comprar un pasaje de vuelta
Espania y cerrar una fase. Pero luego me ataca el sentido comun:
Y a que voy a ir yo a mi pais con todo el trabajo que tengo por aqui???
en fin, para los que estais disfrutando del mejor pais del mundo sin recordarlo a veces,
te mando un besazo con un poco de gusto a brea marina. Me voy a pegar un banio ahora mismito (estamos casi a 35 grados...) Mi alegria y carinio hasta Sevilla. Besos de tu poeta, Popo.
12 Agosto 2012, 02:26

merhum dijo

Hola, Popochan. Si tienes tanto que hacer ahí, será mejor que te quedes. Espero que disfrutes del baño. En el sur llevamos unos días con una ola de calor africano, con 45º y más...Besos.
12 Agosto 2012, 05:06

dezabaleta dijo

Incluso en los viajes sigo leyendo esta interesante trama...sabes mantener el interés de tus lectores!
Saludos
Mark de Zabaleta
12 Agosto 2012, 06:49

merhum dijo

Muchas gracias, Mark. Con vuestros comentarios me animáis mucho. Saludos.
12 Agosto 2012, 10:00

domingo, 25 de agosto de 2013

El cambio (IX)

 Capítulo IX
Vancouver bajo la lluvia (imagen de wikipedia)

Vancouver, en la costa del Pacífico, es la tercera ciudad de Canadá, tras Toronto y Montreal. Es una ciudad multiétnica, muy turística y con una importante industria cinematográfica (se le apoda Hollywood North). Laura tuvo tiempo de conocerla, pero ya empezaba a hacer frío; el verano, de temperaturas suaves y seco, estaba dando paso al otoño y empezaba la temporada de lluvias. Mr. Wilcox no estaba casi nunca en la casa pues sus negocios le hacían viajar constantemente, así que Laura solía estar sola.
Se sentía muy bien en Vancouver, pero, aunque algo incómoda al depender de Wilcox. Las pocas veces que estuvieron juntos hablaron largo y tendido.
Laura en cuánto tuvo ocasión le hizo un sinfín de preguntas que daban vueltas en su cabeza. Wilcox, tenía pasaporte británico pues había nacido en el Reino Unido, pero desarrolló sus empresas tanto en Canadá como en los Estados Unidos. Linda, su esposa era norteamericana y estuvieron viviendo desde la boda en California. Se fue a Vancouver cuando enviudó hacía cuatro años. Casi todo el mundo lo consideraba norteamericano, pero él seguía manteniendo su nacionalidad británica. Su hijo mayor, Seymour III, era piloto de combate, su avión fue alcanzado por un misil iraquí durante la Guerra del Golfo en 1990 y falleció a los 27 años. Seymour le explicó que esta pérdida sumió a Linda en una profunda depresión, y nunca más volvió a ser como antes; curiosamente, el hecho de apartarse de la vida social sirvió en parte para desarrollar un repentino hobby, la pintura, pasando horas y horas entre pinceles y lienzos.
Santiago la llamó para avisarle que Mr. Wilcox regresaba de Seattle y quería reunirse con ella a la hora de la cena.
Tenía que buscar la ocasión para decirle que se iba a marchar, no quería hacerle daño, pues se estaba encariñando con él, pero ya había de volver a Europa.
Estaba tomando un café cuando les oyó llegar. Se saludaron y Wilcox subió a su habitación. En la cocina, Santiago (¡este hombre servía para todo!) comenzó a preparar la cena. Laura no acababa de acostumbrarse a cenar tan temprano, de hecho recordó que a esa hora empezaba su jornada vespertina en el bufete de Madrid…
Madrid, parecía que hacía una eternidad desde que se marchó. Sus compañeros se pusieron en contacto con ella pues, irse, así, sin avisar y dejar una estupendo empleo no era lógico…Cierto, no era lógico pero, por una vez había decidido hacer algo porque sí, aunque no fuera lógico.
El cambio se había producido, aunque ella volviera a ser la abogada de aquel bufete, Laura Vaz ya no era la misma, las nuevas experiencias habían cambiado su vida.
Cuando estaban cenando hablaron de trivialidades hasta que Laura anunció que se iba a Europa. Wilcox, muy sorprendido, preguntó por qué, que si allí estaba mal…, ella le explicó que era algo muy personal, era aquello que sintió en su interior en Madrid y le hizo dejar todo para empezar de nuevo.
-¿Y no tienes ya una nueva vida? ¿Acaso no te gusta?
- Seymour, no me puedo quejar. No me falta nada porque tú me lo proporcionas, pero ten en cuenta que soy muy independiente y necesito vivir por mí misma. El hecho de que me vaya no implica que no nos veamos más, me tratas como una hija y te estoy muy agradecida…
- El agradecido soy yo. No puedo expresar lo que ha significado conocerte, saber que tú eras la hija de mi querida Carmenchu. Y ya ves ¿de qué me sirve el dinero si estoy cada vez más solo? Sin mi esposa, sin mis hijos…
- Pero, tienes a tus nietos. Susan y Seymour te adoran y Michael, aunque no le conozco, me imagino que te querrá igual que sus hermanos.
Seymour Wilcox, con gesto serio, calló. Laura dio por terminado el tema y al momento estaban en otros temas, su viaje a Seattle, los nietos, su hijo Peter…todavía no había conseguido que le hablara acerca de él, de cómo había desaparecido y dónde. Mmhr/2012
Safe Creative #1209032278688

4 comentarios de Free Like the Wind

javierdemurga dijo

Este Wilcox es todo un enigma; ojalá sigas escribiendo esta historia tan entretenida.
Envidio tus vacaciones en el norte; yo seguiré trabajando todo el verano en una ciudad infernal.
.
Un abrazo, que sigas teniendo un verano muy feliz.
Xabier.
07 Agosto 2012, 17:50

libertadveinte dijo (perdido)

merhum dijo

Eso espero, Xabier. Si no puedo escribir cuando esté fuera, tendréis que esperar a que venga. Me voy para la Bella Easo y alrededores, supongo que estaré fresquita, pero todavía me queda que pasar la nueva ola de calor africano que empieza a llegar Un abrazo.
07 Agosto 2012, 18:07

merhum dijo

Ya sabes, Pedro, que me gustan las intrigas . Un abrazo.
07 Agosto 2012, 18:08

sábado, 24 de agosto de 2013

El cambio (VIII)

Capítulo VIII
Vancouver
Once horas y cuarenta minutos de vuelo era mucho tiempo. Primero hasta Heathrow, Londres, y allí tuvo que esperar algo más de tres horas antes de embarcarse en el avión que la llevaría a Vancouver. Más de catorce horas de viaje, claro que Mr. Wilcox le había hecho la reserva en ¡primera clase!
En el aeropuerto de Vancouver la recogió el chófer de Mr. Wilcox que se extrañó de su exiguo equipaje. Laura pensó que tendría que ir de compras; en Praga no había tenido tiempo y ahora necesitaba algo más que un par de vaqueros.
West Point Gray era un buen barrio desde el que se podía ver el mar, había un gran parque y multitud de casas ajardinadas. La casa era grande, pero no tanto como esperaba. El mismo chófer, latino, por cierto, con el que habló en español, la acompañó a su habitación y le indicó que Mr. Wilcox no llegaría hasta el día siguiente y que él se había quedado para lo que necesitase. Se llamaba Santiago.
Necesitaba descansar del viaje y tras una ducha, se acostó y durmió, profundamente. Cuando despertó había oscurecido. Bajó y en la cocina estaba Santiago.
-¿Desea tomar algo, Sra. Vaz?
- Sí, por favor. Pero, no se moleste, yo misma me puedo preparar algo si Ud. me indica dónde están…
No terminó la frase, Santiago la interrumpió. –De ningún modo, Mr. Wilcox, no lo permitiría. Ya le preparo algo para cenar.
- Algo ligero, por favor.
Poco después Santiago le indicó que la cena estaba servida. Comió una ensalada y algo de fruta. Después de cenar, Santiago se retiró y ella se quedó en la biblioteca, curioseando.
Al día siguiente estaba desayunando cuando apareció Mr. Wilcox. Había llegado muy temprano. Se saludaron, cruzaron las típicas frases de cortesía y él le ofreció sus disculpas apesadumbrado por los problemas que le había causado. Sus nietos eran jóvenes y atolondrados, estaban muy unidos a él, sobre todo desde la desaparición de su hijo, y se asustaron, malinterpretaron su repentino viaje… no tuvo tiempo de avisarles, etc., avisaron a la policía y ese inspector creyendo que le habían secuestrado o asesinado…
-Todo eso puede ser una buena explicación, Mr. Wilcox pero…
- Por favor, Laura, llámeme Seymour. Me parece que ya es hora de que nos llamemos por nuestros nombres.
- Decía, que antes de irse Ud., de “desaparecer” me dio una tarjeta con una nota en la que había escrito “call me”. Le estuve llamando a su habitación varias veces y nadie contestó. ¿Por qué quería que le llamara, Seymour?
Seymour Wilcox, muy serio, sacó su cartera, extrajo una foto y se la mostró. Laura la cogió, empezó a mirarla y no entendía nada. Era una foto de su madre. ¿Por qué Seymour tenía una foto de su madre?
-¿Qué significa esto Seymour? ¿Por qué tiene una foto de mi madre?
- Laura, su madre y yo nos conocimos en un viaje de negocios que hice a Madrid antes de que nacieras. Nos enamoramos pero nuestras vidas siguieron como estaban, es decir, que cada uno siguió con la vida que tenía. No nos volvimos a ver nunca más. Cuando la vi en el restaurante del hotel, quise conocerla, preguntarle; seguramente el parecido era mera coincidencia o a lo mejor no. Después de darle la tarjeta, dudé, pensé que le parecería ridículo, entonces recibí una llamada urgente y tuve que marcharme.
- Pero, esa foto no es tan antigua, es de hace unos veinte años y si dice que no se volvieron a ver.
- En efecto, no volvimos a vernos, pero yo siempre estuve informado acerca de ella. Esa foto se la hizo mi informante. Siempre he llevado en mi cartera alguna foto suya, incluso cuando mi esposa vivía.
- Es realmente extraordinario.
- Lo extraordinario es tu parecido con ella. Dime ¿qué hacías en Praga?
- Estaba de vacaciones.
- ¿Sola y casi sin equipaje?
- Lo sabes todo ¿no?
- Todo, no.
Le explicó por qué se fue a Praga. Necesitaba un cambio en su vida.
-Pues creo que por ahora lo has conseguido, pero debes prepararte para algunos más. Mmhr (agosto/2012)

Safe Creative #1208042071265
Imagen obtenida de wikipedia
 

4 comentarios de Free Like the Wind

javierdemurga dijo

Estimada Mercedes: Has rizado el rizo de la intriga. Está superentretenida.
.
Gracias.
Un abrazo.
Xabier.
05 Agosto 2012, 22:14

merhum dijo

Estimado Xabier: sigo escribiendo, me gustaría terminar antes de empezar las clases, pero ahora toca irse para el norte a estar fresquita. Muchas gracias. Un abrazo.
05 Agosto 2012, 23:42

libertadveinte dijo (perdido)

merhum dijo

Hola, Pedro. Todavía quedan algunos temas por descubrir . Me quedan unos días, pero tengo mucho que hacer. Gracias. Un abrazo.
06 Agosto 2012, 17:08

viernes, 23 de agosto de 2013

El cambio (VII)

Capítulo VII

Recibió una llamada del inspector Novák citándola en su despacho. No había prisa, a cualquier hora le había dicho pues aquel día estaba de guardia.
Hacia las doce llegó a la comisaría y preguntó por el inspector, indicando que estaba citada. Al momento vio aparecer a Novák por el pasillo, sonriente. Se saludaron y se dirigieron al despacho.
-      Mire, Sra. Vaz, todo se ha resuelto, Mr. Wilcox ha aparecido y está bien. Así que solo me queda disculparme, devolverle su pasaporte y desearle una feliz estancia en mi país.
-      ¿Cómo dice? ¿Mr. Wilcox ha aparecido? ¿Dónde está? Las preguntas se amontonaban en su cabeza a pesar de sentir un gran alivio con la noticia.
-      Los nietos de Mr. Wilcox recibieron una llamada de su abuelo desde Vancouver. Todo ha sido un malentendido. Un viaje inesperado del que no le dio tiempo avisarles y, bueno, los chicos son muy jóvenes, se asustaron…Su abuelo es quien se ocupa de ellos, son una piña. Bueno, como le decía, aquí tiene su pasaporte y espero que tenga unas felices vacaciones.
-      Guardó el pasaporte en el bolso y estrechó la mano del inspector despidiéndose.
Cuando llegó al hotel pudo averiguar que la carta de Mr. Wilcox la había traído un mensajero. Una vez en la habitación, pensó que no se quedaría a gusto hasta que no averiguara todo sobre Mr. Wilcox, estaba segura que algo extraño había en toda esta historia. Recordó que él le había dicho la primera vez que se vieron que era británico, sin embargo, la información obtenida en la red indicaba que era norteamericano. Habían hablado en inglés, y aquella tarjeta que le dio para que le llamara estaba en ese idioma, sin embargo, la carta recibida estaba en español. Si Mr. Wilcox sabía español ¿por qué le había hablado en inglés? Respecto al mensaje que había mandado a su nieto cuando desapareció, dead f prague t vanc, ¿qué significaba?
 Tomó papel del cajón de la mesilla y escribió:
Dead f Prague t vanc
Ninguna palabra en inglés empezaba con esas cuatro letras “vanc”… ¡Vancouver! ¿Cómo no se había dado cuenta antes? El inspector le dijo que Mr. Wilcox había llamado a sus nietos desde Vancouver.
Dead (=muerto) from Prague to Vancouver
¿Muerto de Praga a Vancouver? No había muerto, estaba bien vivo.
Buscó en un diccionario online la palabra “dead” y encontró que referido a teléfono significado “cortado”, “sin línea o cobertura”.  Ahora sí, era simple, no había nada de dramatismo en aquel mensaje. Mr. Wilcox avisaba a su nieto de que no tendría cobertura porque volaba desde Praga a Vancouver; en cuánto llegó (más de ocho mil km) le llamó. Y por qué le dio aquella tarjeta para que le llamara…
En ese momento el sonido del teléfono la sorprendió y sacó de sus cavilaciones.
-      Sra. Vaz tiene una llamada, espere un segundo.
A los pocos segundos oyó una voz familiar, era Mr. Wilcox. Le ofrecía sus disculpas, no sabía como compensarla por tantas molestias pero una buena manera sería que se reuniera con él y sus nietos en Vancouver. Sorprendida no supo que decir, lo cierto es que no pudo decir nada porque él siguió hablando “todos los gastos corren de mi cuenta” “por favor, acéptelo, sea nuestra invitada”. Y así, casi sin darse cuenta, estaba a bordo de un avión viendo desde la ventanilla como Praga se hacía cada vez más pequeña. Mmhr /2012

Safe Creative #1208032066882

Vista panorámica de Vancouver. Imagen obtenida de wikipedia

 

8 comentarios de Free Like the Wind

javierdemurga dijo

Estimada Mercedes: Estaba esperando este capítulo. A este paso vas a superar a Agatha Chistie, hace tiempo que no leía algo con tanta intriga, está muy bien estructurado.
.
Gracias por el buen rato y, ... espero el siguiente capítulo.
.
Un abrazo.
Xabier.

04 Agosto 2012, 08:24

merhum dijo

Estimado Xabier, no creo que vaya a superar a la maestra Christie ni siquiera que me acerque. Bueno, me alegra que te esté gustando, of course! Sigo trabajando los próximos capítulos. Un abrazo.
04 Agosto 2012, 21:33

libertadveinte dijo (perdido)

merhum dijo

Hola, libertad. No me importa que me llames intrigante . Pero ya se están descubriendo algunos misterios, el capítulo siguiente está publicado. Un abrazo.
05 Agosto 2012, 17:45

dezabaleta dijo

Me imagino que siempre irás ajustando los detalles de la trama hasta que publiques el libro. Nosotros podemos ir comentando poco, la idea del juego de idiomas es muy buena y tu calidad como escritora verdaderamente Top !
Saludos
Mark de Zabaleta

05 Agosto 2012, 17:55

NuriaNómada dijo

Bueno, yo también hubiera aceptado la invitación del sr. Wilcox, de Praga a Vancouver.
Hay algo enigmático en ese viaje inesperado y en la nacionalidad del desaparecido aparecido...
El sr. Novàk puede dar juego en tu historia ¿también viajará a Vancouver?
Besos f Barna t Sev

05 Agosto 2012, 18:05

merhum dijo

Mark, vuestros comentarios me resultan de gran utilidad. Siempre hay que hacer correcciones. Muchas gracias. Saludos.
05 Agosto 2012, 19:00

merhum dijo

Nuria yo hubiera ido incluso en clase turista. Bueno, ahí estoy jugando con los personajes, algunos muy poco definidos; es posible que Novák aparezca de nuevo. Kisses f Sev t Barna.
05 Agosto 2012, 19:03

jueves, 22 de agosto de 2013

El cambio (VI)

Capítulo VI
Desde el castillo
Barrio judío
Estuvo paseando sin rumbo por la parte vieja de la ciudad. Ella, que había decidido dar un giro a su vida y ¡vaya! si se lo había dado. Se dio cuenta de lo tarde que era y se marchó al hotel. Estaba cansada, no había comido nada desde el desayuno que, por cierto, no había terminado porque después de la visita del inspector  no tuvo ganas de terminárselo; no había almorzado y era ya casi la hora de la cena…
Recogió las llaves en recepción y, cuando se dirigía hacia el ascensor, el recepcionista le entregó un sobre: -Sra. Vaz han dejado esta carta para ud. Nerviosa y sorprendida, tomó la carta y entró en el ascensor. ¿Quién la habría enviado? Miró el sobre, no tenía remite; solo estaba su nombre.
Una vez en la habitación, la abrió torpemente y leyó “Sra. Vaz, siento mucho todas las molestias que le estoy ocasionando. Espero que acepte mis disculpas. Atentamente, Seymour Wilcox.”
Comenzó a ordenar la situación en su cabeza. 
1.    Mr. Wilcox le había dado una tarjeta indicándole que lo llamara. 
2.    Lo llamó tres veces y nadie respondió.
3.    La policía le explica que Mr. Wilcox ha desaparecido. 
4.    Ella es sospechosa porque fue una de las personas que estuvo con él antes de su desaparición.
5.    Recibe una carta, firmada por Mr. Wilcox, sin fecha, disculpándose.
Era una situación rocambolesca. Debía averiguar cuando habían dejado aquella carta en recepción, quizás así pudiera…, la verdad es que se alegraba un poco, sí. Al parecer Mr. Wilcox estaba vivo, a no ser, claro, que la carta la hubiera escrito otra persona, pero ¿por qué alguien le iba a mandar una carta haciéndose pasar por Mr. Wilcox? Se preguntaba también si debía llamar al inspector Nováck e informarle de esto.
El recepcionista que había cuando bajó era otro y no sabía nada acerca de la carta. Le explicó el horario en el solía llegar el correo al hotel y se ofreció a preguntar a su compañero al día siguiente. Aquella carta no había llegado por correo, no había sido franqueada, luego alguien la había dejado en persona.
Esa noche no podía dormir. Conectó su ordenador con la intención de buscar información sobre Mr. Wilcox. Quería saber quién era. Pensó que encontraría fácilmente datos en la prensa en las noticias publicadas a raíz de su desaparición. Esto es lo que encontró: era Seymour Wilcox II, norteamericano, tenía 71 años, viudo, hombre de negocios y con una gran fortuna; tenía tres nietos que aparecían en una foto junto a él en un barco, Michael, Susan y Seymour (ella había conocido a Susan y Seymour); se decía que era un hombre de vida discreta, familiar y un tanto solitario desde que enviudó; había tenido dos hijos, uno, Seymour III, murió en la Guerra del Golfo, y el otro, padre de sus nietos, estaba ¡desaparecido! desde hacía cinco años. Su nieto Michael explicaba en una entrevista que sería el portavoz de la familia y que confiaba plenamente en la policía, a pesar de que a su padre no le habían encontrado aún.
Después de averiguar toda esa información, no sabía por qué, se calmó, y pronto se quedó dormida. Mmhr/2012
Safe Creative #1208022063013

 Fotos: Gloriainfinita

7 comentarios de Free Like the Wind

javierdemurga dijo

Estimada Mercedes: He seguido el relato desde el primer capítulo. El personaje, principal, de la abogada me parece muy convincente, así como todos los demás que forman una trama, muy bien construida, de mucha intriga. El ambiente de Praga, bien documentado, resulta ideal para este tipo de narraciones. Pero lo que más admiro en un-una escritor-ra, es la capacidad de entretener y de “enganchar”, y eso me ocurre a mí con esta historia, se me hace corta.
.
Un abrazo.
Xabier.
03 Agosto 2012, 16:39

javierdemurga dijo

Estimada Mercedes: Ya que estamos de suspense e intriga, ¿podría el inspector Josef Novák investigar como se las "apaña" el blog de "Atletismo: recuerdos y actualidad" para estar día y noche en el centro de la portada?
.
Otra curiosidad.
Un abrazo.
Xabier.
03 Agosto 2012, 17:04

libertadveinte dijo (perdido)

noemi=mimi dijo

Javi..yo..desde el año pasado me pregunto lo mismo
Besitos a todos
03 Agosto 2012, 17:39

merhum dijo

Estimado Xabier: tu comentario es todo un honor viniendo de un escritor como tú, yo soy una aficionada que se entretiene jugando a ser una escritora. Un abrazo
PD: No creo que el inspector Novák sea tan listo como para averiguar por qué está ese blog siempre en portada
04 Agosto 2012, 21:25

merhum dijo

Libertad pronto se resolverán algunos de los misterios . Saludos.
04 Agosto 2012, 21:27

merhum dijo

Noemi=mimi es un verdadero misterio. Saludos.
04 Agosto 2012, 21:28

Entradas populares