Puerto de Ribadeo (Lugo, Galicia). Fotos. mmhr/2009

viernes, 17 de junio de 2016

Parque Nacional del Teide

El Teide (3718m). Delante a la izquierda podemos observar el Teide viejo (o Pico Viejo, 3135m)
Los Roques de García entre los que se encuentra el Roque Cinchado (a la derecha)
En el centro, el Roque Cinchado y a la derecha el Teide
El Parque Nacional del Teide ocupa la zona más alta de la isla de Tenerife y de España (en Canarias). Declarado el 22 de enero de 1954 como Parque Nacional,  es el mayor y más antiguo de los parques nacionales de las Islas Canarias y el tercero más antiguo de España. En 2007 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y también desde ese año es considerado como uno de los 12 Tesoros de España. Es el parque nacional más visitado de Europa y actualmente el noveno del mundo.
En esta zona se encuentra el volcán del Teide (en guanche, Echeyde o Echeide) que con sus 3718 metros, es el pico más alto de Canarias, de España y de cualquier tierra emergida del Océano Atlántico. Es un espacio natural protegido en la categoría de Monumento Natural que encierra el complejo volcánico Teide-Pico Viejo, un gran estratovolcán de tipo vesubiano que aún se mantiene activo a tenor de las erupciones históricas ocurridas no hace demasiado tiempo (la última, la de Narices del Teide, en 1798) y las fumarolas que emite regularmente desde su cráter. El Teide está situado en el centro geográfico de la isla de Tenerife y conforma un elemento muy emblemático, destacando sus características geomorfológicas específicas que definen su paisaje y lo convierten en el símbolo natural más emblemático de la isla de Tenerife y del Archipiélago Canario. Se halla dentro de los límites municipales de La Orotava, Santiago del Teide, Guía de Isora, Vilaflor de Chasna, Fasnia e Icod de los Vinos.
Hay que añadir los cientos de conos, coladas o cuevas con las que cuenta enriquecen su interés científico y paisajístico, así como su riqueza de fauna y flora, con una gran cantidad de endemismos canarios y especies exclusivas del parque. Cuenta con una Zona Periférica de Protección, y está rodeado del Parque Natural de la Corona Forestal.
Fotos: mmhr/1995
 
Fases de formación del Teide:(de wikipedia)

1ª etapa
2ª etapa


3ª etapa

4ª etapa
5ª etapa


Más información:
Parque Nacional del Teide:





















Andresito

Y ahora ¿qué? ¿Es que había enloquecido? No sabía quién era ni dónde estaba. Siguió caminando de un modo errático, dejando que sus pies lo llevasen hasta ¿su casa? No reconocía nada de cuanto le rodeaba…¿Cómo había olvidado hasta su nombre? Harto de vagar por las calles de aquella ciudad gris se dirigió hacia un parque que había cerca. Siguió caminando un poco más bajo una rosaleda que le regaló el perfume de sus flores. Ese olor le resultaba familiar; se fijó en un niño que jugaba con la tierra haciendo una montaña por dónde subía un caballito de juguete. Ese niño …, él conocía a ese niño, era Héctor, el hijo de su vecina Luisa, la amiga de su mamá. Héctor era su mejor amigo, iban juntos al cole. Pero ¡qué disparate! ¿Cómo iban a ir juntos al cole si él era un hombre maduro? No entendía lo que estaba pasando. Entonces oyó una voz que le llamaba, sí, a él, “Andrés, Andresitooo, ¿dónde estás? ¿Dónde te has escondido? Ven o me enfadaré y te quedarás sin merienda”. Él era Andresito, su mamá lo estaba buscando y él, aunque había recordado su nombre y empezado a recordar a su amigo y a su madre, tenía toda la certeza de ello, no reconocía nada más del entorno ni sabía qué había ocurrido. Su madre se veía más joven que él mismo. Una locura. Recordó que estaba jugando con Héctor, con la arena, cuando decidió ir a los columpios, se montó en uno y empezó a balancearse fuerte, cada vez iba más alto, más alto y ya no recordaba nada más que su vagabundeo por las calles hasta llegar al parque. mmhr/2014

sábado, 11 de junio de 2016

Benaocaz


La Sierra de Grazalema rodea al pueblo
Ermita de El Calvario
Fotos: mmhr/2006

En el Parque Natural de la Sierra de Grazalema podemos visitar varios pueblos, llenos de encanto y que son un atractivo para el turismo rural: El Bosque, Grazalema, Zahara de la Sierra, Ubrique, Benaocaz...Destacan por su blancura, una estructura urbana medieval con calles estrechas e irregulares, su gastronomía, en definitiva, por su patrimonio tanto natural como histórico-artístico. Forman parte de la Ruta de los Pueblos Blancos.
La Sierra de Grazalema, en la provincia de Cádiz, es el lugar con mayor pluviosidad de España (más de 2000 l/m2). Cuando se pasea por ella no parece que llueva tanto (excepto en el pinsapar) porque el relieve es calizo y el agua se filtra dando lugar a muchos acuíferos.
Hoy quiero hablar de Benaocaz es un pequeño pueblo (720 habitantes en 2015) que me encantó desde la primera vez que lo vi (llegué caminando por la calzada romana desde Ubrique), en el que se come bastante bien y hay bastantes senderos que confluyen en él.
Declarado Conjunto Histórico, la mejor manera de conocerla es pasear por las estrechas y laberínticas calles del Barrio Nazarí, que conservan su antiguo empedrado, flanqueadas por casas encaladas con coloridos parterres. Este sabor árabe que impregna toda la localidad, contrasta con la nobleza de las casas señoriales dieciochescas. Aunque de fundación árabe, son numerosos los restos prehistóricos como los de la Sima de la Veredilla y las Cuevas de la Manga. Visitando, además, el Museo Histórico de la Sierra de Cádiz, el visitante podrá sumergirse plenamente en el devenir histórico de esta villa serrana. Otros monumentos relevantes son el Castillo de Aznalmara (ss. XIII-XIV), la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol, las ermitas del Calvario y San Blas, el Abrevadero, la Fuente Pública y el Ayuntamiento.
Siempre está lleno de turistas. Lo ideal es darse una buena caminata y luego comer por allí.
Uno de los senderos es una calzada romana, que parte de Ubrique y sube a Benaocaz. Tiene unos tres kms. de pendiente ascendente, pero el paisaje merece el esfuerzo. Se trata de la vía principal del territorio en la Antigüedad, siendo en época romana la que aprovecha el paso natural de la Manga* de Villaluenga (en Villaluenga del Rosario). Sería el camino antiguo que unía Ocuri y Lacílbula a través de la manga y debía tener en la antigüedad un papel dominante en las comunicaciones que justifica la existencia de notables restos arqueológicos.
* La Manga es un estrecho paso, muy profundo, de unos 6 km de longitud con unas 70 cavidades en sus laderas. Una de las cavidades más profundas es la Sima Paso natural entre las Sierras de Cádiz y las de Málaga.
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/img/fotos/SENDEROS/PN_GRAZALEMA/CALZADA_ROMANA/Calzada_romana4.jpg
Calzada romana

1. Para saber más:

jueves, 9 de junio de 2016

El joven Picasso en La Coruña

Picasso fue el primer hijo de José Ruiz y Blasco y María Picasso López. Nació el 25 de octubre de 1881 en Málaga, España, en el seno de una familia burguesa. Picasso tuvo dos hermanas, Dolores (1884-1958) y Concepción (1887-1895). Su bisabuelo materno, Tommaso Picasso (nacido en 1787), era originario de la localidad de Sori en Génova, Italia, y se trasladó a España alrededor del 1807.
 De su padre se sabe que quiso ser artista y fue profesor de dibujo en la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. 
Pablo empezó a pintar desde edad temprana; en 1889, a los ocho años, tras una corrida de toros y bajo la dirección de su padre pintó El picador amarillo, primera pintura al óleo  de la que siempre se negó a separarse.
 En 1891, la familia se vio obligada a abandonar Málaga, debido a la poca estabilidad económica de la que disfrutaba. José Ruiz Blasco había comenzado a pedir reiteradamente el traslado a la ciudad de La Coruña, —donde se había creado una plaza de profesor en la Escuela de Bellas Artes tras su cese como conservador del Museo de Bellas Artes de Málaga en 1888.  El cambio no fue para nada agradable para su familia, como queda plasmado en la expresión que Picasso recordaba de su padre en esta etapa: «Ni Málaga, ni toros, ni amigos, ni nada de nada». «Solamente para mí fue una fiesta el traslado a Galicia.» En Galicia, Pablo trabajó en sus dibujos y mostró una fuerte confianza en sí y en sus dotes; tenía diez años.  La familia Picasso se instala en el segundo piso de la casa nº 14 de la rúa Payo Gómez (actualmente Casa Museo Municipal).
Sus primeros trabajos, de un realismo vigoroso y casi feroz, mostraban una temprana predilección por los personajes populares. En La Coruña hizo su primera exposición con 13 años y publicó caricaturas y dibujos en las revistas autoeditadas a mano "La Coruña", "Azul y Blanco" o "Torre de Hércules".

En la galería pintaba para aprovechar bien la luz

Algunas de sus obras posteriores (no son originales) están expuestas en la casa de La Coruña en la que vivió desde 1891 hasya 1895. Se han reproducido 33 obras, de las cuales 4 son del padre y las demás del joven Picasso. Estas obras se han integrado dentro de la decoración de la casa, en las diferentes estancias de uso excepto en los dormitorios.
Hay óleos sobre lienzo, óleos sobre madera, dibujos a lápiz y a pluma, tintas, carboncillos y acuarelas.
Sueño y mentira de Franco
Sueño y mentira de Franco
Poema "Fandango de lechuzas" incluido con los grabados "Sueño y mentira de Franco"
La obra "Sueño y mentira de Franco" guarda estrecha relación con el famoso cuadro Guernica y se considera la primera obra de Picasso con contenido claramente político, como denuncia contra la guerra civil española y contra Francisco Franco.
Fotos: mmhr/2013

martes, 7 de junio de 2016

Temple Grandin

Temple Grandin (n. 29 de agosto de 1947 en Boston, Massachusetts) es una zoóloga, etóloga, y profesora de la Universidad Estatal de Colorado y una diseñadora de mataderos. Se doctoró en Ciencia Animal en la Universidad de Illinois. Actualmente es profesora de comportamiento animal en la Universidad de Colorado. Además, es autora de libros como Thinking in Pictures e Interpretar a los animales.
Es una gran defensora del bienestar de los animales, sobre todo de los animales explotados por la industria ganadera. Ha reformado mataderos y ranchos a lo ancho y largo de los Estados Unidos en defensa de una vida y una muerte significativamente menos dolorosa. Considera que las medidas bienestaristas contribuyen a que la industria de la explotación animal funcione de un modo "seguro, eficiente y rentable".
Debido a su condición de autismo, considera que el pensamiento de una persona con esta condición es una especie de apeadero entre el pensamiento animal y el humano. Esto la ha llevado a realizar experimentación y a profundizar no sólo en la etología sino también en la neuropsicología.
En 2010 se hizo un telefilme sobre esta profesora que me ha hecho comprender mejor a las personas autistas. Aún queda mucho por hacer. 
El diagnóstico precoz y la familia tienen una gran importancia en el desarrollo hasta la total autonomía de una persona autista. La ignorancia sobre sus características, el cómo abordar su aprendizaje desde el ámbito familiar, social y político-administrativo, etc. representan un handicap que debemos superar para que puedan vivir con plenos derechos.

Título original: Temple Grandin (TV movie)
Año: 2010
País: Estados Unidos
Director: Mick Jackson
Guión: Christopher Monger, Merritt Johnson (Libro: Temple Grandin, Margaret Scarciano)
Música: Alex Wurman
Fotografía: Ivan Strasburg
Reparto: Claire Danes, Julia Ormond, Catherine O'Hara, David Strathairn, Melissa Farman, Barry Tubb, Stephanie Faracy, Jenna Hughes, Steve Shearer, Richard Dillard, David Born
Género: Drama | Biográfico. Discapacidad. Autismo
Sinopsis: Biopic sobre Temple Grandin, una mujer autista nacida en 1947 que se convirtió en una de las científicas más brillantes de su tiempo.

viernes, 3 de junio de 2016

Museo Provincial de Lugo


El Museo Provincial de Lugo es creado en 1932, y se instaló en 1957 en las dependencias del antiguo convento de San Francisco de Lugo y un nuevo edificio. Ampliándose posteriormente en dos ocasiones.
El Museo cuenta actualmente con una superficie aproximada de 5.000 m2 dedicados a exposiciones y otros 100 que albergan archivo, la biblioteca, los almacenes, oficinas y zonas de uso interno.
Un total de 32 salas ocupadas por las distintas colecciones del Museo están distribuidas por las tres plantas con las que cuenta el edificio actual.

La planta baja o claustro franciscano acoge numerosas muestras de epigrafía romana y medieval, heráldica, relojes de sol y otras piezas de piedra. En el refectorio y en la cocina conventuales se exponen fondos etnográficos.

El Antiguo convento de San Francisco es hoy la iglesia parroquial de San Pedro. Aunque no hay ninguna evidencia, tradicionalmente se ha admitido que este convento fue fundado en la ciudad de Lugo por san Francisco en su viaje de peregrinación a Santiago de Compostela. Más allá de eso, no es hasta la segunda mitad del siglo XIII que empiezan a encontrarse documentos que hacen referencia a la existencia de un convento franciscano en la ciudad. Del siglo XV en que se levantó la iglesia, el claustro y el resto del convento para la orden franciscana llegó a estado de ruínas con su abandono tras la desamortización. En 1835, por los decretos de exclaustración emitidos por el ministerio Mendizábal, el convento y la iglesia debieron ser vendidos. Afortunadamente, en 1880 se pudo efectuar la readquisición de estos locales. El ocho de diciembre de 1882 se produjo a bendecir la reconstruida iglesia, estableciendose una comunidad cuyo objetivo era la custodia y el servicio de la misma. En 1949 se consigue iniciar la restauración para ser sede del Museo Provincial. 

Se construyó una nueva fachada del convento con recuerdos barrocos, que forma ángulo recto con la fachada de la iglesia, típicamente franciscana, de estilo ojival. Conserva todavía algunos elementos de época monástica y medievales, como el claustro de tradición románica aunque construido durante el siglo XV. La iglesia tiene planta de cruz latina con arcos ojivales. A su lado se levanta la torre campanario y el claustro de planta cuadrada, rodeado por arcos de medio punto apoyados en columnas dobles, decoradas con motivos vegetales. Las paredes del claustro están decoradas con epigrafía, mosaicos, etc, pertenecientes al Museo Provincial de Lugo. Otra de las estancias que se conserva intacta es la cocina, decorada con los típicos útiles de la cocina gallega aldeana, como potes, planchas de carbón, farolillos, etc.



FOTOS: mmhr&mmn/2009

Museo Provincial de Lugo:  http://museos.xunta.gal/es/provincial-lugo
Nombre: Antiguo convento de San Francisco de Lugo
Monumento: Iglesia
Estilo: Románico, Gótico.

BIC declarado en 03-06-1931
Lugar: Lugo Provincia: Lugo Comunidad Autónoma: Galicia
Calle : Praza da Soidade, s/n 27003 Lugo
Tlf. 982242112 Fax 982240240
Horario
Lunes a viernes de 9 a 21 h.
Sábados de 10:30 a 14 h. y de 16:30 a 20 h.
Domingos y festivos de 11 a 14 h.
Cerrado 1 y 6 de enero, martes de carnaval, 22 de mayo y 24, 25 y 31 de diciembre
Tarifa
Entrada gratuita

El Café de París

El frío la despertó, sentía la humedad en sus huesos. Clara se envolvió en la bata, intentando entrar en calor, y se asomó por la ventana. La tarde se iba, la gente, protegida del frío con gruesos abrigos, deambulaba cargada de regalos navideños.
Necesitaba salir, hablar con alguien...Se dio una ducha caliente y se vistió. Bien abrigada bajó a dar un paseo, caminando sin rumbo por las calles adornadas con luces de colores. En los comercios sonaban villancicos. Se sentía extraña, como si fuera otra persona, su vida había dado un giro. Las circunstancias la habían llevado a esta ciudad, provinciana, lejos de todos sus conocidos pero no importaba, saldría adelante.
Frente a ella en la plaza, el letrero luminoso del Café de París parecía llamarla, entró y una oleada de calor la acogió. Tomaría un expreso. Encontró una mesa libre en un rincón, junto a la ventana de cristales empañados, se despojó del abrigo y se sentó. La cafetería estaba llena, tardarían en servirla.

Se asustó al oír a la camarera preguntar qué quería; estaba sumergida en sus pensamientos y no la oyó. La pobre muchacha se disculpó y tomó nota del expreso. El café la reconfortó. Mañana empezaba a trabajar en un lugar nuevo pero, estaba acostumbrada...
Después del café estuvo paseando, deambulando por las callejas viendo a la gente eufórica con las últimas compras, regalos y más regalos, en fin, algo de lo que este año se libraría; como estaba sola no tendría que hacer esas compras que, a veces, le habían emocionado.
A las siete de la mañana sonó el despertador desafiante. Se sentía muy animada, tarareaba una canción de Phil Collins. Eligió un traje pantalón de color gris, una camisa color melocotón, zapatos cómodos y se puso un grueso abrigo. Desayunaría en el camino, en cualquier bar cercano a la facultad.
Grupos de estudiantes se dirigían a clase con premura (por el frío, seguramente). Entró en la secretaría y se presentó. Carmen -así dijo llamarse- la ayudante del decano la estaba esperando. El decano estaba en un congreso, así que ella se encargaría de informarle sobre todo lo concerniente a sus clases.

                                                                ****
En otro lugar de esa misma ciudad, Marta aceleró el paso hacia el Café de París. Llovía incesantemente. Se había refugiado en aquel café, que era su favorito desde hacía tiempo. Pidió un té y al poco tiempo, el camarero le sirvió una tetera humeante de la cual emanaba un dulzón y agradable aroma a canela y menta.
Mientras se tomaba una taza, a pequeños sorbos, lentamente, miró a través de la ventana empañada por el calor del local. La gente se apresuraba de aquí para allá, calándose bajo la lluvia. Se estremeció, un espasmo de frío le provocó un ligero temblor y le obligó a echarse el abrigo sobre los hombros.
Aquel café se encontraba en una plaza de la cual partía una alameda. Los árboles desnudos se mecían con el viento...
Desde hacía años, su empresa la enviaba a esa ciudad para presentar la nueva campaña de sus productos. Siempre en la misma fecha, era la campaña navideña. Siempre la lluvia era la protagonista en los pequeños ratos libres y su refugio, el Café de París. Le hubiera gustado ir alguna vez en primavera y pasear bajo los álamos, y oler las rosas de los jardines...
Se sirvió otra taza y empezó a recordar la segunda vez que estuvo allí. Ese año no había ido sola, la había acompañado Esther, su secretaria. Tenían que ver a uno de los clientes cuando, de pronto, les sorprendió un aguacero y buscando donde protegerse, encontraron este café. Fue Esther la que pidió esta variedad de té, y a ella le gustó tanto, que ya siempre lo pedía.
Recordó a Esther, una vez más. Imposible no recordar. Tendría que haber dejado de ir a esa ciudad y a ese café. El aroma de su taza le hacía evocar a su secretaria, lo que le producía una extraña y dolorosa sensación.
Habían charlado mientras esperaban a que escampara. Esther llamó al cliente y atrasaron la cita para una hora después de la concertada. Era una chica muy agradable y eficiente. Además prefería ir acompañada, y sus jefes no pusieron ningún problema cuando les dijo que viajaría con ella.
Esther, se disculpó, y fue un momento al baño, dejando caer su abrigo en la silla.
Pasaron quince minutos y Esther no volvía. El móvil empezó a sonar con una cancioncilla vulgar y al poco se calló.
Veinticinco minutos. Le pareció mucho tiempo. Iban a llegar tarde a la cita y no se lo podían permitir, la empresa necesitaba a aquel cliente.
Bueno, quizás se estaba retocando, pero, su móvil volvió a sonar. Miró la pantalla sin atreverse a contestar. No le parecía bien, podía ser alguna llamada privada. Era una llamada oculta.
Treinta minutos. Se levantó y fue hasta el baño. Pensó que tenía que haber ido antes, ¿y si le había ocurrido algo? El baño estaba cerrado. Llamó y nadie respondió. Volvió a llamar, pero nadie respondía.
Salió, se acercó a la barra y le explicó al camarero lo que ocurría. Este, tomando la llave, fue con ella e intentó abrir la puerta, pero estaba cerrada por dentro... Entonces, empezó a empujar, fuertemente, hasta que una fuerte patada hizo saltar el pestillo...Allí ¡no había nadie!
Le dijo que eso era imposible, la había visto entrar, no le cabía la menor duda, y no había salido. Su abrigo, su móvil estaban allí en la mesa. El baño no tenía ventana, pero Esther había desaparecido, sin dejar rastro, delante de sus narices y no volvió a saber de ella.

                                                                     ****
Clara se acostumbró al Café de París y casi todas las tardes de camino a casa se detenía a tomar un expreso. Los días navideños pasaban pero la gente seguía invadida por el consumismo característico de nuestra sociedad. Aquel día el café estaba atestado, no que daba una mesa libre, ni siquiera podía acercarse a la barra. Se dirigió al servicio, había cola..., esperó su turno pero cuando iba a entrar se le cayó el bolso desparramando todo su contenido; estuvo recogiendo sus cosas y cuando terminó se dio cuenta que se había quedado sola. Bueno, por fin podría entrar al baño. No podía abrir la puerta, parecía atascada o ¿es que aún quedaba alguien dentro? Empujó con el hombro y la puerta cedió...¡Oh! ¡Estaba ocupado! Se disculpó saliendo rápidamente. Unos minutos después salió la chica dirigiéndose al lavabo...y allí seguía, mirándose en el espejo con una rara expresión cuando Clara terminó de lavarse las manos.
El café estaba bastante despejado cuando Clara volvió del servicio. Se sentó en una mesa a esperar su expreso. Le encantaba ver como la camarera, sin preguntarle ya, le servía el expreso a su gusto. Llevaba un par de semanas pero aún no había salido con nadie de la facultad, la verdad es que le gustaría conocer gente, hacer amigos, quizás era pronto.

Vio a la chica que se dirigía hacia donde ella estaba, no, fue hasta la mesa de al lado y, no supo que pasó pero se formó un revuelo, había una mujer en el suelo, desmayada...La estaban atendiendo. Cuando volvió en sí no dejaba de repetir ¡No es posible! ¡No es posible! dirigiéndose a la chica del baño, la rara, que se estaba sirviendo una taza de té. ¿De dónde sales Esther? ¡Estás igual que el día que desapareciste! Esther miró a Marta, tomó un sorbo de té, no sabía de qué estaba hablando, sólo había ido un momento al baño y girándose hacia Clara le dijo que ella lo podría corroborar, pues habían coincidido en los lavabos...

                                                                  ****
Es primavera. El Café de París tiene su terraza llena y animada; en una de sus mesas tres amigas conversan, recuerdan cuando se conocieron. Clara las conoció, a Marta y a Esther, en este lugar, hacía varios años. Marta había ascendido, era la directora de la nueva delegación de su empresa en esta ciudad provinciana; Esther siguió con ella como secretaria; Clara, había encajado bien en la facultad. El decano, sus compañeros, los alumnos..., aquella ciudad provinciana..., sus dos amigas...La camarera se acerca, sirve un expreso a Clara y deja una tetera humeante que desprende un olor a canela y otras especias, para Esther y Marta. Esta le contaba la desaparición de Esther unos años antes de que las tres coincidieran allí; Clara nunca supo porqué se inventó esa historia, parecía obsesionada con ella. Esther se reía, mientras se tomaba la taza de té, no entendía nada, ¿por qué Marta se inventó aquella historia de su desaparición? Tampoco le explicó nunca qué hizo con su abrigo y su móvil y por qué cada vez que necesitaba ir al baño, la acompañaba. mmhr/2016
Foto: mmn/2011

jueves, 2 de junio de 2016

Un día vi 10.000 elefantes


   

Angono Mba, un octogenario guineano rememora desde el salón de su casa la expedición en la que hizo de porteador para el cineasta madrileño Manuel Hernández Sanjuán y su equipo, que los llevó entre 1944 y 1946 a recorrer la Guinea española documentando la vida en la colonia (por encargo del régimen franquista) y buscando un misterioso lago, donde según contaba una leyenda africana, se podían ver 10.000 elefantes juntos. De la obsesión del cineasta español por encontrar aquel lago, de las aventuras propias de una expedición por aquel lugar desconocido y de los sentimientos contradictorios de ambos personajes, surge esta historia de fascinación por África, el pasado y la memoria. 

TÍTULO: Un día vi 10.000 elefantes.
PAÍS: España
AÑO: 2015
DIRECIÓN: Alex Guimerá y Juan Pajares 
GUIÓN: Pere Ortín
REPARTO: 
GÉNERO: Documental. Animación. África (colonialismo años 40).  
PREMIOS: 63 Festival internacional de San Sebastián; Nominada als Premis Gaudí; Premio Lurra de Greenpeace; 30 Festival internacional de Mar del Plata; Tallinn Black Nights Film Festival 2015, ...

Me ha parecido interesante e innovador, no solo por el tema, el mensaje, si no también por su realización, la técnica, mejor dicho, la combinación de diversas técnicas (una equilibrada mezcla de formatos: cine de archivo, fotografías e ilustraciones animadas, animación stop motion y video digital). 

Entradas populares