Puerto de Ribadeo (Lugo, Galicia). Fotos. mmhr/2009

martes, 23 de agosto de 2016

Transformación

Era consciente de la pérdida de energía, de vitalidad, de la finitud...
No era capaz de tomar las riendas, se dejaba llevar por la vida como el agua del retrete corre al alcantarillado, deprisa, deprisa. Su mente estaba enturbiada por el humo de los ¿negros? No, negros, no, de los grises pensamientos que lo consumían día tras día. Nada, no era capaz de hacer nada, excepto vegetar. Vegetar, sí, sentía como salían raíces de su cuerpo que lo ataban más aún al sillón; sus brazos, sus manos, sus dedos, empezaban a formar parte del nuevo ser en el que se estaba transformando. Unos pequeños apéndices habían surgido, hundiéndose en la carcomida cretona estampada del sillón; quiso coger aquella taza de té que estaba sobre la mesa, ya fría, pero no pudo. Sus pies, sus zapatillas, no podía moverlas, lo intentó con todas su fuerzas pero las raíces que salían de sus pies no solo traspasaban las zapatillas, se habían hundido en el parquet. Entonces pensó que realmente no estaba perdiendo energía, vitalidad..., no estaba llegando a la finitud...solamente su materia se estaba metamorfoseando (¡Ay, Kafka, si supieras!, suspiró)...El libro que estaba leyendo había caído sobre su regazo; una raíz de su muslo derecho atravesó el libro sujetándolo para que no cayera al suelo...Poco a poco se transformó la materia, el hombre, el sillón, el libro, y otros objetos cercanos, ahora formaban un todo en medio del salón, un roble cuyas ramas habían alcanzado el techo, rompiéndolo en busca del sol...mmhr/agosto-2016

6 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Realmente bueno...

Buscador dijo...

Sus brazos se transformaron en ramas y los dedos en la prolongacion de estas. La lengua en una hoja y la mirada en fruto...Solo podía pensar; pensar cientos de años según viviría en ese árbol y tanto pensó, que se hizo sabio al cobijo de aquel árbol. La soledad no existía y su corazón, como una coraza invencible, se abría al pensar más sabio de todos los sabios...

Pasaban los años y las estaciones con miles de nidos entre sus ramas hasta que de pronto, un verano lo convirtió en ceniza un pirómano del lugar...Toda materia vegetal desapareció y el, desnudo en medio de la nada, sin nada que comer, murió desolado en un paraje que le daba libertad de movimientos pero, indefenso cual viejo centenario. En la grandeza de su pensar, estaba la indefensión y la nada que la vejez, se ofrece a la tierra que lo vió nacer...

mmhr dijo...

Muchas gracias, Mark. Saludos.

mmhr dijo...

¿Sabes que me encanta estos comentarios tuyos que continúan mis escritos? Muchas gracias, Domingo. Un abrazo.

igoa dijo...

Me has hecho recordar, querida Mercedes, el cuadro de Frida Kalho con sus raices nutricias.
https://www.google.co.in/search?q=frida+kahlo+la+tierra&client=firefox-b&tbm=isch&imgil=-B3LQLx2W7jVkM%

Mejor arbol raizudo que telefono ultima generacion! No?
Besos

mmhr dijo...

Muchas gracias, Igoa. me paso a ver ese enlace. Besos.

Entradas populares